Imprimir PDF

CARISMA Y ESPIRITUALIDAD DE LA SIERVA DE DIOS MARIA FRANCISCA DE LAS LLAGAS

PERFIL HISTORICO:

BIOGRAFIA DE MARIA FRANCISCA DE LAS LLAGAS CORNEJO PAZMIÑO.
El Señor la eligiò y predestino providencialemente para que fuera en la republica del Ecuador, una testigo privilegiada de adoraciòn y acendrada devociòn a la presencia real de Cristo Jesùs en la Eucaristìa, y de Amor Sacrificado y y Reparaciòn por las profanaciones y sacrilegios por los hombres contra su Divina Magestad en el mismo Agusto Sacramento de su Amor.

 

 

1870

La renovaciòn y organizaciòn polìtico-social del Ecuador bajo la ègida cristiana, en pleno siglo XIX marcado por el modernismo racionalista y el liberalismo antirreligioso, y el hecho de que una naciòn pequeña se atreviera en nombre de la religiòn y la justicia a elevar su voz de protesta contra el despojo  al sumo pontìfice de la Iglesia Catòlica de los Estados Pontìficios (20 de septiembre de 1870) y que en testimonio de fe y ahesiòn a Jesucristo se consagrara pùblicamente a su Divino Corazòn, no pudo menos de concitar la reacciòn airada de la impiedad internacional.

 

1870-1875

Por  maquinaciones evidentes de las sociedades secretas cayò primeramente asesinado el presidente Gabriel Garcìa Moreno. Dos  años despuès muriò envenenado el Arzobispo de Quito, Monseñor Josè Ignacio Checa y Barba. Las dos m`ximas autoridades promotoras y gestoras de la renovaciòn cristiana y de la consagraciòn nacional de la repùblica del Ecuador al Santìsimo Corazòn de Jesùs.

1874

La madre Marìa Francisca de las Llagas el 11 de diciembre de 1874, el mismo año memorable de la consagraciòn del Ecuador al Sagrado Corazòn de Jesùs y como prenuncio de la misiòn que el Señor le tuviera reservada, recibiò la consagraciòn bautismal el mismo dìa de su nacimiento con el nombre de Rosa Elena Cornejo Pazmiño.  El Señor rodeò a la niña Rosa Elena Cornejo P. del ambiente familiar propicio para plasmar en su Espìritu una acendrada piedad, amor a la pobreza evangèlica humildad y abnegaciòn, la alegrìa espiritual que habìa de ser las cualidades distintivas de su personalidad y de su Espìritu.


TRANSFORMACION POLÌTICA DEL ECUADOR.
A partir de la muerte del presidente Gabriel Garcìa Moreno, el Ecuador volviò a ser durante veite años teatro de contìnuos conflictos polìticos provocados por los partidarios de la ideologìa liberal.
El 5 de junio de 1895 se declarò en Guayaquil la revoluciòn armada que capitaneada por el General Eloy Alfaro extendiò la guerra civil a toda la Repùblica con la pretensiòn de imponer el Règimen liberal antirreligioso, guerra civil tanto màs irreconciliable cuanto la conciencia catòlica se resistìa a ceder el campo de las nuevas corrientes antirreligiosas anticatòlicas.

 

SACRILEGIOS DEL 4 DE MAYO DE 1897
Se desatò una ensañada persecuciòn religiosa que llegò hasta la profanaciòn del santuario y de lo màs Sagrado, el Agusto Sacramento de la Eucaristìa consumada el 4 de mayo de 1897, en la ciudad de Riobamba.
Por asalto fue ocupado y saqueado el colegio San Felipe de los padres Jesuitas y luego de asesinar en su aposento al P. Rector Emilio Moscoso, la soldadesca revolucionaria entrò rompiendo las puertas del templo del colegio y dirigièndose con saña impìa al Sagrario del Santìsimo Sacrametno lo profanò  sacrìlegamente, derramò por el suelo entre imprecaciones y blasfemias las formas consagradas y tras hollarlas impìamente se dedicò a libar licor en los vasos sagrados y a hacer escarnio y sarcasmo de los ornamentos y ceremonias sacerdotales.

La comunidad de Sacerdotes y Religiosos fue conducida a la càrcel pùblica bajo la falsa acusaciòn de haber patrocinado  a los enemigos de la revoluciòn; el mismo Señor Obispo de la  Diocesis, luego de ser apresado fue conducido al destierro.
La màs profunda consternaciòn se apoderò de toda la Repùblica ente tan execrables crìmenes y sacrilegios.
En todas las Diocesis se levantaron voces de protesta y condenaciòn y se promovieron fervientes actos de reparaciòn y desagravio. En Quito por dispocisiòn del Señor Arzobispo, en la Iglesia Catedral y en todas las Iglesias debìa celebrarse especiales actos de reparaciòn durante el mes de junio.

UN NUEVO INSTITUTO DE VIDA CONSAGRADA.
La Tercera Orden Seglar de San Francisco, profundamente conmovida por los nefandos acontecimientos de Riobamba, promoviò entre sus miembros especiales y fervientes actos de reparaciòn, aùn entre algunas jòvenes se suscitò la idea de consagrarse de por vida a Reparar las ofensas y sacrilegios inferidos por loshombres al Señor que por su extremado Amor quiso quedarse presente en el Sacramento de la Eucaristìa.

EL 4 DE JUNIO DE 1897, SE REÙNEN EN SAN DIEGO PARA INICIAR LA FUNDACIÒN.
El sacrilegio de Riobamba fue la oportunidad que le diera el Señor a Rosa Elena Cornejo y a otras compañeras para cumplir los ìntimos  anhelos de vida consagrada suscitados en su espìritu. Movidas por la gracia Divina; Rosa Elena Cornejo P, Carmen Villacrès y Mariana Jàcome, Terciarias Franciscanas, determinaron reunirse el 4 de junio de 1897, al mes de los sacrilegios de Riobamba en el convento de San Diego, con el propòsito de fundar un nuevo Instituto de vida religiosa, dedicado a la Reparaciòn Eucarìstica y al trabajo de atender a las personas que acudìan al convento para hacer los ejercicios Espirituales.

SE DA CUMPLIMIENTO AL RESCRIPTO PONTIFICIO DE 1888.
el Padre Guardiàn  del convento màximo de San Francisco. Fray Francisco Marìa Alberdi Considerò, por su parte, que era èsta la ocasiòn propicia para establecer en San Diego la congregaciòn encargada de atender a los ejercicios Espirituales dispuesto por el rescripto pontificio de 1888 y secundò decididamente la iniciativa.
No era la ocasiòn propicia para la fundaciòn de un instituto de Vida Consagrada.
La situaciòn de la Iglesia en el Ecuador no era propicia para la fundaciòn de un nuevo instituto de vida religiosa.
El Estado anticlerical y antirreligioso habìa emprendido en un sistemàtico proceso de descristianizaciòn al pueblo Ecuatoriano privando a la Iglesia de su personerìa jurìdica, de sus bienes y aùn de la contribuciòn del diezmo con que los fieles ayudaban al culto y a las obras de asistencia social y de caridad.

CONSECUENCIAS DEL LIBERALISMO.
Con leyes de matrimonio civil y educaciòn laica procuraba el Estado secularizar a la familia negàndole el derecho de educar a sus hijos de acuerdo a las exigencias de la Fe.  En tales circunstancias la indignaciòn y zozobra cundieron por todas partes entre catòlicos.

LARGO TIEMPO DE ESPERA.
Cuatro años debieron pasar Rosa Elena Cornejo P. y sus compañeras, dedicadas al discernimiento del carisma y Espìritu del nuevo instituto, con vivencia de fe y oraciòn, cuatro años de espera, vicisitudes e inseguridades, que iban desde los medios de subsistencia hasta los principios y normas evangèlicos que regularìan su espìritu y el servicio apostòlico.

FUNDACION DEL INSTITUTO.
Obtenida por fin la autorizaciòn del Padre General de la Orden Franciscana el Señor Arzobispo de Quito, Dr. Don Pedro Rafael Gonzàles Calisto el 4 de junio de 1901, promulgò solemnemente en el convento de San Diego el decreto de fundaciòn del nuevo instituto de Terciarias Franciscanas Regulares con la respectiva aprobaciòn de sus constituciones y la creaciòn del noviciado, compuesto por Rosa Elena Cornejo P. que en adelante tomarìa el nombre de Marìa Francisca de las Llagas y cinco compañeras màs.

BAJO EL SIGNO DE LA CONTRADICCIÒN
DIFICULTADES QUE PONEN EN PELIGRO LA VIDA DEL INSTITUTO.
el 01 de noviembre de 1903 fue nombrado ministro Provincial del Ecuador el padre Josè Marìa Aguirre OFM y en la nueva distribusiòn del personal religioso de la Provincia, el padre Antonio Marìa Argelich a Loja, con lo cual la naciente comunidad de San Diego quedaba sin asistencia y apoyo.
Ademàs el padre comisario no solo que no designò otro Sacerdote para atender a la comunidad, sino que pensaba exigir la devoluciòn del convento.
El 27 de marzo de 1904 muere el Señor Arzobispo de Quito, Pedro Rafael Gonzàlez Calisto, quien seguìa de cerca con paternal solicitud el desarrollo del instituto.

ABANDONO ESPIRITUAL DEL INSTITUTO.
Al ver la situaciòn precaria del instituto, el Señor Vicario capitular de la Arquidiocesis de Quito, juzgò prudente prohibir nuevos ingresos al noviciado y suspender la renovaciòn de votos a las profesas, solo permitiò la renovaciòn de votos, despuès de una  visita canònica a la comunidad.

ES ELECTA SUPERIORA LA MADRE MARIA FRANCISCA DE LAS LLAGAS.
Cumplido el trienio del superiorato de la Madre Mercedes Romano,  por elecciòn de sus compañeras, la Madre Marìa Francisca de las Llagas, es elegida superiora de la comunidad, con disgusto de la Madre Mercedes Romano, quien pensaba que su sucesora no tenìa las cualidades requeridas para el cargo.

PROHIBICION DE MONSEÑOR FEDERICO GONZALEZ SUAREZ.
Al nuevo Arzobispo de Quito, Monseñor Federico Gonzàlez Suarez al conocer que el incipiente instituto de terciarias Franciscanas atravesaba por dificultades que ponìan en peligro su subsistencia, creyò conveniente ratificar la prohibiciòn de recibir nueva novicias.

LA MAYOR PRUEBA ES DISMINUCION EN NUMERO DE LOS MIEMBROS DEL INSTITUTO.
El descontento de la madre Mercedes Romano y las dificultades por las que atravesaba el instituto, fueron los motivos por los cuales se ausento de San Diego con el propòsito de buscar para la congregaciòn otra Diocesis o un lugar donde pudiera subsistir. Iban pasando los dìas de prueba y acumulando pesadumbre y angustia sobre los miembros de la comunidad, que ante perrspectivas tan poco esperanzadoras se iban reduciendo en nùmero, pues ya casi quedaban las fundadoras sostenidas por su superiora la Madre Marìa Francisca de las Llagas, quienes se refugiaban en la oraciòn, el sacrificio, y la fidelidad inquebrantable a la regla y constituciones.

NUEVA NEGATIVA DE RENOVACION DE VOTOS.
La Madre Marìa francisca de las Llagas acudiò al Señor Arzobispo para recabar la autorizaciòn correspondiente, màs la respuesta del prelado no pudo ser màs dolorosa "que los miembros de la comunidad estàn en libertad de volver a sus hogares  o pasar a cualquier otro instituto aprobado por la Iglesia.

EL CRISTO DEL CORO LE DETUVO.
El Señor querìa hacerles compartir su agonìa de Getsemanì, tantas veces repetida en sacrilegios y profanaciones del Augusto Sacramento del Amor. por eso, el Sagrario, las asiduas y prolongadas visitas al Señor de la Eucaristìa, las Horas Santas, el Vìa Crucis, eran los recursos en aquellos graves y angustiosos dìas.

Despuès de una de esas prolongadas visitas cuando la Madre Marìa Francisca de las Llagas habìa acudido al coro de la Iglecia para despedirse con làgrimas del Señor, pues no sabìa què hacer sino obedecer las disposiciones del prelado; de rodillas ante el Santo Cristo pensaba a que comunidad podìa pasar.  Al cabo de un rato prolongado se levantò para dirigirse a su celda, recoger sus pocas cosas y abandonar el convento, cuando sintìo un peso en el hombro como de alguien que le detenìa... Alzò la mirada y con  sorpresa y admiraciòn viò que era el brazo  del Santo Cristo del coro el que le detenìa.

DE LA MANO DE DIOS.
Habìa llegado el momento en el que cerradas todas las posibilidades humanas, serìa el mismo Señor quien manifiesta sus designios soberanos.
Se decìa que el Señor Arzobispo estaba a punto de expedir el decreto de supresiòn del Instituto, pero, como Èl mismo manifestara, motivos muy especiales le movieron a disponer primero una visita canònica de la comunidad, despuès de la cual, despuès del informe favorable, concediò a las religiosas su autorizaciòn para renovar sus votos temporales, al mismo tiempo nombrò al Padre Julio Herbach, S.J asesor, para que ayudara al Instituto a sortear las dificultades y encausar la vida religiosa con las debidas garantìas de subsistencia.

EL INSTITUTO ES CONTADO ENTRE LOS INSTITUTOS APROBADOS POR LA IGLESIA.
Con paternal solicitud siguiò de cerca el proceso de reofientaciòn en la vida religiosa, hasta que considerò el momento de conceder su autorizaciòn para que el 10 de diciembre de 1911 pudieran emitir sus votos perpetuos la Madre Marìa Francisca de las Llagas y sus compañeras.
El Instituto de Terciarias Franciscanas Regulares de San Diego, purificado como el oro en el crisol, habìa finalmente alcanzado la refrendaciòn de la autoridad de la Iglesia para ser contado entre los Institutos de vida consagrada que siguen màs de cerca a Cristo segùn su propio carisma.

CINCELANDO EL ESPIRITU DEL INSTITUTO.
ESENCIA DEL ESPIRITU QUE INFUNDIO EN SUS HIJAS.
Anhelo ferviente de Marìa Francisca de las Llagas habìa sido consagrarse totalmente y para siempre al Señor, habìa llegado por fin el dìa de consumar esa plena donaciòn de sì misma como sacrificio al Señor por el que toda su existencia se harìa culto a Dios en la caridad, bajo el signo de la Adoraciòn y Reparaciòn Eucarìsticas.

AGREGACION A LA ORDEN DE FRAILES MENORES.
El 1 de noviembre de 1903 fue nombrado Ministro Provincial del Ecuador el P. Josè Marìa Aguirre OFM, en la nueva distribuciòn del personal religioso de la provincia, el P. Francisco Marìa Alberdi fue destinado a lima (Perù) y el P. Antonio Marìa Argelich a Loja, con lo cual la naciente comunidad de San Diego quedaba sin asistencia y apoyo.
Ademàs el P. comisario no solo que no designò otro Sacerdote para atender a la comunidad, sino que pensaba exigir la devoluciòn del convento.
El 27 de marzo de 1904 muere el Señor Arzobispo de Quito, Pedro Rafael Gonzàlez Calisto, quien seguìa de cerca con paternal solicitud el desarrollo del Instituto.

CINCELANDO EL ESPIRITU DEL INSTITUTO
ESENCIA DEL ESPIRITU QUE INFUNDIO EN SUS HIJAS.
Discìpula fiel de San Francisco se dedicò con sencillez y sinceridad de corazòn buscò vivir en todo y por todo el santo Evangelio, adorando con acendrada fe la presencia de nuestro Señor Jesucristo en el Agusto Sacramento de la Eucaristìa.

La Reparaciòn inspirada por el mismo Señor a su Sierva habìa de ser la vida consagrada por la profesiòn de los consejos Evangelicos y hecha culto y holocausto de Adoraciòn y Servicio al Reino de Dios, hacièndo realidad con sencillez Franciscana las palabras del Señor, "el que quiera venirse conmigo que se niegue asì mismo... si alguno quiere salvar su vida la perderà, pero el que la pierda por mì la salvarà" Mt 10,39.

BAJO EL SIGNO DE LA CONTRADICIÒN.
BAJO EL SIGNO DE LA ADORACIÒN Y REPARACIÒN.
Anhelo fervientemente de Marìa Francisca de las Llagas habìa sido consagrarse totalmente y para siempre al Señor, habìa llegado por fin el dìa de consumar esa plena donaciòn de sì misma como sacrificio al Señor por el que toda su existencia se harìa culto a Dios en la caridad, bajo el signo de la Adoraciòn y Reparaciòn Eucarìsticas.

CINCELANDO EL ESPIRITU DEL INSTITUTO.
ESENCIA DEL ESPIRITU QUE INFUNDIÒ EN SUS HIJAS.
Marìa Santìsima con su ejemplo y amor maternales enseñarìa a sus hijas a conservar la Palabra de Dios meditàndola en su corazòn y a vigilar en espera del Divino Esposo con la làmpara encendida de su amor, todo sacrificio, consumièndose como almas vìctimas en presencia del Señor inmolado en el Sacramento del altar.